Qué comer en Dubái

Un viaje a Dubái también significa explorar nuevos sabores, gracias a los muchísimos restaurantes que se pueden encontrar por la ciudad.

Dubái es una ciudad de más de dos millones de habitantes, por lo que es razonable suponer que es muy fácil encontrar comida. Ya sea que se trate de un restaurante de lujo o de un fast food de una cadena internacional, en Dubái la oferta es amplia y completa, y seguro que satisfará a todos los food lover dignos de ese apelativo.

Restaurantes de lujo

La mayoría de los restaurantes de lujo en Dubái se encuentran dentro de los hoteles.
Se encuentran propuestas culinarias de todo tipo, pero la mayoría de los restaurantes gourmet promueven una cocina derivada de la francesa, o de todas formas europea, con una pizca de fusión con el sabor de Oriente.

Alimentos delicados contrastados con especias e ingredientes frescos y genuinos transportados a Dubái desde cada parte del mundo, convierten a la alta cocina de esta ciudad en una frontera que explorar.

Los Food court en los centros comerciales

Los que no pueden permitirse el lujo de gastar cientos de euros en una cena no se quedarán con el estómago vacío: la comida en Dubái se encuentra en todas partes, especialmente en el interior de los centros comerciales. Cada uno de ellos tiene de hecho una zona o incluso una planta entera dedicada a la restauración, que se llama food court, traducido como “patio de la comida”, aunque la elocución inglesa lo describe a la perfección.

Un food court generalmente representa una serie de restaurantes o bares dispuestos uno junto al otro formando un semicírculo, en cuyo centro se encuentran numerosas mesas que cualquiera que consuma en uno de estos restaurantes puede utilizar.

Se pueden probar platos de la cocina china o japonesa, del Oriente medio o tailandesa, italiana o turca, pero también se encuentran las cadenas más famosas de comida rápida estadounidenses (Dubái de todos modos es una ciudad hija de la globalización).

Los platos generalmente se preparan al momento o están ya cocinados, de todas formas la espera es mínima, el precio es muy bajo (con unas pocas decenas de dírhams se tiene una comida completa) y la calidad es medianamente buena. Con una selección de restaurantes y cocinas tan amplia cualquiera encontrará en un food court algo para comer de su gusto.

Una cosa agradable que hacer, especialmente si se está en compañía, es la de pedir platos de diferentes restaurantes y diferentes cocinas, para dar una vuelta al mundo del gusto en unos pocos minutos.

Los platos más populares preparados en los food court son el arroz frito, la sopa de pollo y los rollitos de primavera en lo que concierne a la cocina china, pad Thai y curry en la cocina tailandesa, la ineludible pizza en la cocina italiana y el kebab en todas sus formas: shawarma en la cocina árabe, gyros en la cocina griega y por supuesto kebab en la cocina turca.

En la cocina japonesa el plato que está de moda es el pollo teriyaki, incluso más que el sushi, mientras que el plato de la cocina india que es más popular en los food court es el chicken tikka masala, un plato tradicional escocés (que nació en Escocia de los emigrantes indios para adaptarse a los gustos locales y luego se extendió como la pólvora por todo el mundo).

Restaurantes étnicos indios

Por cocina étnica en Dubái se entienden las cocinas que no son árabes ni medio orientales, de todas formas dado el predominio de indios entre la población residente será muy fácil acabar en uno de estos restaurantes, especialmente alojándose en la zona de Deira, donde además vive una buena parte de la working class de Dubái.

La mayoría de ellos son bastante descuidados en el servicio de los camareros y en la decoración, pero la comida que preparan es realmente fresca y auténtica y sobre todo a precios tirados, y no os preocupéis por la calidad de los ingredientes, en Dubái hay una entidad que supervisa la higiene.

Tened en cuenta sin embargo que siendo verdadera comida india preparada por indios auténticos, los sabores serán mucho más fuertes, especiados y picantes respecto a los que se pueden probar en los restaurantes indios de nuestras ciudades.